«Cada vez me resultaba más fácil, como cuando un músculo se hace más fuerte a base de ejercitarlo.»



Model

CAMBRIDGE, ESTADOS UNIDOS


En los últimos cuatro años, he tenido la suerte de encontrarme con personas de diferentes lugares del mundo mientras viajaba.
Cada uno de estos lugares por los que he pasado han supuesto una serie de cambios en mi vida: una nueva moneda, un nuevo lenguaje, otro acento, otras unidades de medida, otras comidas, conducir por distintos lados de la carretera, o la necesidad de buscar alojamiento, entre otros. Pero aunque tuviera que usar el dólar americano o el australiano, hablar español y utilizar el euro o hablar inglés británico y emplear la libra esterlina, siempre había cosas que me acompañaban en el camino —sin importar donde estuviera—, había una serie de constantes en mi vida: largas conversaciones por Skype con familiares y amigos al otro lado del planeta, pertenencias imperecederas de mi mochila (ordenador portátil, cámara de fotos, ropa, iPod, bolígrafo o cuaderno de sketches), proyectos, y aficiones.
Cada vez me resultaba más fácil, como cuando un músculo se hace más fuerte a base de ejercitarlo, hasta el punto de llegar a acostumbrarme a cualquier tipo de cambio. Paradójicamente, hoy día de lo que tengo miedo es de no cambiar, y me ocurre que cuando me establezco en un lugar por un largo período de tiempo siempre siento la necesidad de algo diferente.


«La tarea más complicada en este mundo es simplificar tu vida. Es tan fácil hacerla compleja.»

Yvon Chouinard, Founder of Patagonia.


Sinceramente, creo que lo que nos define son las cosas que permanecen con nosotros en los múltiples cambios. Los cambios nos fuerzan a dejar atrás, a filtrar, a depurar. Mis viajes a cada uno de aquellos lugares me forzaron a seleccionar qué dejar en casa y qué llevar conmigo. En ese sentido, el cambio fue un regalo, una oportunidad de simplificar mi vida.
El lado triste de esta gran oportunidad subyace en el motivo del propio cambio, pues a veces, este surge como resultado de situaciones desafortunadas que aparecen de repente, y no como fruto de una decisión personal. Sea como fuere, e incluso en estas circunstancias, el concepto darwiniano de adaptación al medio —que en este caso sería un medio impuesto— sería relevante para poder continuar nuestro camino, por lo que de un modo u otro lidiar con el cambio parece un hecho ligado a la propia existencia…
¿Qué es lo siguiente que vas a cambiar en tu vida?



Fotografía: V.H.S.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+