«Se nos fue al espacio y trajo consigo unas cuantas hectáreas de luna y algún que otro planeta extraño…»



Europa (con las Canarias)2

TENERIFE, ISLAS CANARIAS, ESPAÑA


Soy un enamorado de las islas, y cuando digo islas me refiero en general: cualquier trozo de tierra aislado del resto y rodeado de agua. Para mí una isla es la representación de algo especial; una porción de planeta tan singular que ganó el derecho a estar sola, lejos de todo, sin que nadie la moleste. Digna merecedora de una vida solitaria —aunque a veces sea amiga de otras islas que la acompañan en su viaje—.


Una isla


Tenerife es el ejemplo perfecto para demostraros mi teoría. Isla hermosa, poseedora de paisajes únicos que sólo ella es capaz de contener, tanto es así que se nos fue al espacio y trajo consigo unas cuantas hectáreas de luna y algún que otro planeta extraño… y no, no estoy drogado: totalmente cierto.


Se fue al espacio - Victor Hugo Espejo


No es casualidad que sea el escenario perfecto de tantas películas diferentes o que tenga un calendario de rodaje tan demandado durante todo el año. Playas negras con rocas gigantes que emergen del agua, bosques frondosos que te hacen sentir en Suiza, playas con arena del Sahara, una especie de selva en la que llegas a creer que un dinosaurio puede salir en cualquier momento, y un paisaje lunar usado como decorado natural en tantas y tantas películas de extraterrestres y ciencia ficción.


Texturas de la isla


Sin embargo Tenerife, por desgracia, tiene fama de ser una isla turística para holandeses, belgas y alemanes con dinero, esos que van al hotel del “todo incluido”. Es cierto que eso existe, pero lo bueno de esos hoteles es que hacen que ese tipo de turismo masivo se quede afincado y atrapado en un mismo lugar, ¡el resto de la isla es nuestra!
Diciendo “nuestra” me refiero al que viaja para conocer los lugares de una manera distinta, el que no trata a los locales como si de un safari humano se tratase, el que respeta todos y cada uno de los rincones que visita.


Tenerife - Victor Hugo Espejo


No haré una lista con los mejores sitios porque sé que ese secreto es para los que viven ahí, eso les pertenece a ellos. Pero si tienes la suerte de encontrarlos, volverás pensando que has estado en un paraíso en el que sus habitantes viven con una hora menos, en el lugar con más horas de sol al año de toda Europa, ahí es nada.


Fotografía: Víctor Hugo Espejo

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+