Cargando...

Quizás porque era algo con lo que no contaba, la mayor satisfacción de marcharme fue el no volver. Y es que algo en mí anunciaba que mi marcha era para siempre, y así fue. Yo sí que volví, pero ella desapareció a la misma velocidad con la que aquel tren llegaba a su destino…