Cargando...
comienzo
Oct 27

El comienzo

Ahora me encuentro en un avión con destino a Inglaterra, sin tener ni idea de lo que me va a deparar el futuro ni qué voy a hacer con mi vida. De hecho, por no saber, ni tan siquiera sé donde voy a dormir hoy.

Cargando...

Desde mi llegada a la ciudad, mi cabeza había estado en constante adquisición de hábitos y costumbres. La idea de ser forastero no me había atormentado; sin embargo, debido a la notable acción de los gendarmes, ahora me sentía como un niño cuando se le separa del grupo y se le dice que no pertenece a él…

Cargando...
Desde la ventanilla - Leonor Roselló
Ago 31

Punzadas

Dejo atrás edificios y paisajes conocidos y me voy despegando lentamente de mi cotidianeidad. Lo mágico de viajar es precisamente esto, que amaneces en tu cuarto como todas y cada una de las mañanas, y sin embargo, por la noche te encuentras a 10.000km de casa…

Cargando...
Camino
Jul 31

Camino

Caminaba sola, llevaba todo mi dinero encima y lo único que había decidido es que me dirigía a Santiago, otra vez. No tenía prisa y nada ni nadie me esperaba en ningún lugar. Todo mi propósito era vivir, con todo lo que ello conllevaba…

Cargando...

Hoy he caminado durante horas, zigzagueando bajo los azules plásticos, por las repletas callejuelas, por los solares, las plazas, los patios, ocupados e invadidos por el comercio, que aparece por la mañana, que desaparece en la tarde…

Cargando...

Cuando estoy en tránsito siento que mis cinco sentidos trabajan de manera conjunta y todos velan para que mis necesidades básicas estén cubiertas. Mi cuerpo manda, me habla, y me dice qué necesita en cada momento, alejándome de la mecánica impuesta por la rutina social…

Cargando...

Rumbo a Chignahuapan, en medio de la nada, la vagoneta en la que viajo me deja al borde de la carretera. Me dicen que la Sierra está unos cuantos kilómetros por delante y que si me pierdo, que pregunte dónde queda el mirador.

Cargando...

Miro por la ventanilla y veo esos momentos haciéndose jirones como un escenario que se lleva el viento después de siglos bajo el sol y la lluvia…

Cargando...

Quizás porque era algo con lo que no contaba, la mayor satisfacción de marcharme fue el no volver. Y es que algo en mí anunciaba que mi marcha era para siempre, y así fue. Yo sí que volví, pero ella desapareció a la misma velocidad con la que aquel tren llegaba a su destino…

Cargando...

Sus ojos estaban viendo a alguien muy diferente de la persona que puedo ser en mi ciudad, al mismo tiempo que probablemente la forma en la que yo los estaba viendo a ellos distaría mucho de ser la imagen que deba tener esa familia para sus vecinos…

  • se ha unido a hace 10 meses, 3 semanas