Cargando...

Hasta uno de esos pueblos llegamos a parar, perdidos en una de las muchas arrugas de este gran anciano, y allí saboreamos el aroma del pan que un artesano cocía al fuego. Unas hogazas en las que se concentraban los esfuerzos de aquellas gentes por domar una montaña inhóspita…

Cargando...

Por la mañana temprano contratamos en el hostel una excursión a la mina de Potosí. Pasan a equiparnos allí mismo. Somos siete personas: dos chicas americanas, una pareja francesa, un alemán y nosotros.

Cargando...

A las 4:30 de la mañana, noche cerrada, cargamos las mochilas en la baca y nos adentramos en el salar. Poco a poco va llenándose el ambiente de luz…

Cargando...

La idea era pasar unos doce días deambulando por las playas que se esconden tras la Sierra del Cabo de Gata. Era la segunda vez que visitaba aquellos eriales y temía que mi impresión sobre el paisaje, como era de esperar, no fuera igual de intensa en esta ocasión…

Cargando...

Escapábamos de las rutas turísticas soñando ingenuamente con aquel lugar insólito que aún no aparecía en las guías, ansiábamos que en algún momento del camino desaparecieran todos esos rastros de nuestra propia civilización para poder adquirir otros signos, otros códigos, otras verdades.

Cargando...

Hace apenas quince días, cinco caminos se cruzaron en un punto, una “x” imposible de marcar en un mapa, en algún lugar de la preselva peruana…

  • se ha unido a hace 11 meses, 3 semanas